megadestacado-gradiente.png

La Santa Cruz, Patrona de la Diócesis de Cancún-Chetumal

“En la primera bula se establece que el edificio sagrado parroquial sede del obispo se constituya bajo el título de Santa Cruz, gozando de todos los demás derechos y privilegios de su grado. Por tanto, también la espiritualidad de la Cruz esta llamada a marcar nuestra vida espiritual, con alegría constatamos que esta devoción a la Santa Cruz está muy arraigada en estas tierras de pueblos originarios mayas que fueron evangelizados con el signo de la Cruz” Mons. Pedro Pablo.

 
La Cruz, desde hace siglos, es signo de pertenencia. Los primeros evangelizadores, plantaban una Cruz en los lugares donde llegaban como inicio de la misión y de pertenencia al reino católico, un ejemplo es el acontecimiento de la implantación de la Cruz en Cozumel el 3 de mayo de 1518 en donde al arribo de la flota española a la Isla, es marcada con la implantación de la Cruz y bautizada con el mismo nombre; Santa Cruz, este hecho marco el inicio de la evangelización en México y en especial de la ahora Iglesia particular de Quintana Roo, dado que, desde sus inicios eclesiales, estas tierras fueron consagradas por medio de la Cruz a nuestro Señor. El cual tomo posesión de su México el día 6 de mayo de 1518 con la primera misa en Cozumel.

 

 Al paso del tiempo con la labor evangelizadora de los misioneros en la península de Yucatán, la Cruz tomo un lugar importante en la vida de los mayas, en donde se relacionaron el culto cristiano y las creencias religiosas ya impregnadas en su cosmovisión. Así, muchos elementos de las tradiciones religiosas mayas se conservaron mezclados con el cristianismo; esto parece estar reflejado en las cruces verdes que fueron utilizadas en un primer momento como catequesis de evangelización. 

Los elementos que enmarcan la Cruz Maya son primeramente el material utilizado para su elaboración. En la mentalidad maya los significados de madera y árbol son inseparables, por lo tanto, la cruz lleva implícito el significado de árbol. Es, además del mismo color del árbol sagrado “la ceiba-Yaxche”, la vida. Así, los mayas concebirían la Cruz como algo vivo, como el “árbol verde”. Los significados de árbol y vida aplicados a la Cruz forman parte del pensamiento cristiano, pues muriendo en ella Cristo venció la muerte para donar la vida eterna a la humanidad. Los evangelizadores habrían completado y potenciado aquellas concepciones que encontraron presentes en la mentalidad del pueblo maya.

Los símbolos que aparecen en la cruz verde, fueron plasmados tratando que fueran los mismos elementos que están relacionados con la pasión de Cristo, clavos, corona de espinas, dados, escalera, lanza, gallo, columna, martillo, túnica, monedas, corazón y cáliz. Ya con estos elementos se transmitía como una catequesis viva el misterio de la redención. 

Al estar en referencia el acontecimiento de Cozumel y la gran importancia que tiene en nuestra península la Cruz, al fundarse la Prelatura de Chetumal, y ahora que ha sido elevada al grado y dignidad de Diócesis, se nombró como titular de la misma: “La Santa Cruz”. Que en el caminar de los años de nuestra Iglesia particular, ha ido fortaleciendo su identidad como hijos de la Cruz.